Fregaderos de fibra o resina. Uso y mantenimiento
Producto

Uso y mantenimiento de los fregaderos de fibra

Referencia

En la limpieza diaria de los fregaderos de fibra o resina, no se deben utilizar sustancias fuertemente alcalinas como el amoniaco o la sosa caústica, ni tampoco productos industriales, productos de limpieza que se hayan mezclado y desinfectantes que contengan ácidos. No verter pinturas decorativas, ni tintes u otras sustancias colorantes. En caso de hacerlo aclarar con abundante agua y seguir los pasos de mantenimiento y limpieza.

El uso indebido de las alfombrillas antideslizantes en el fregadero pueden ocasionar daños en las superfícies. Si las dejamos durante largos periodos de tiempo se produce una constante retención de agua. A largo plazo puede producirse un efecto tipo bambollas muy característico. No descongelar productos sobre la superfície del fregadero.

No usar estropajos de acero tipo “nanas”, utilizar esponjas, paños suaves o estropajos “no raya”.

No tapar u obturar el rebosadero.

No golpear el fregadero de fibra con objetos, ni usar útiles cortantes y/o punzantes sobre el fregadero.

No colocar objetos recién retirados del fuego. No verter aceites o líquidos similares hirviendo.

Limpieza diaria

Usar una esponja con jabón lavavajillas y agua, aclarar con agua y secar con un trapo.

Esta acción mantendrá su fregadero limpio durante toda su vida.

Suciedad de fondo y manchas eventuales

Si con el paso del tiempo el fregadero acumula suciedad en el fondo o perduran las manchas, seguir las siguientes recomendaciones:
1. Dejar reposar durante un par de horas con agua y abundante lejía.
2. Aclarar con agua y frotar con un cepillo de púas vegetales o de plástico. En caso de que permanezcan las manchas, repetir Ia operación dejando reposar más horas y añadir más lejía.
Una limpieza diaria mantendrá su fregadero limpio durante toda su vida.

Manchas eventuales
Usar un trapo empapado con lejía y agua tibia.También es valido usar disolventes universales y posteriormente secar con un trapo. Según el tipo de mancha usaremos un disolvente de mayor o menor grado de pureza, como pueda ser la acetona y el quitaesmalte.

Manchas de vino y/o café.
Se recomienda limpiar los líquidos muy penetrantes como el café o el vino, con una bayeta húmeda antes de que se sequen.

Manchas de cal
Para eliminarlas basta con aplicar limón o vinagre disueltos en agua.

[etheme_products type=”grid” categories=”506″ limit=”4″]